Ramin Jahanbegloo: «Es muy difícil otro Gandhi en el siglo XXI»

El día 2 de marzo de 2010 este filósofo iraní recibió el Premio por la Paz que da la Asociación para las Naciones Unidas en España. Lo merece por su defensa de la no violencia y de los derechos humanos.

Podéis leer la breve entrevista que le hicieron el El Periódico aquí: http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=692364&idseccio_PK=1008

Anuncis

Quant a José Vidal González Barredo

Catedràtic de filosofia de l'Institut Salvador Dalí del Prat de Llobregat
Aquesta entrada ha esta publicada en Pujar la nota. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

6 respostes a Ramin Jahanbegloo: «Es muy difícil otro Gandhi en el siglo XXI»

  1. Gerard Culla ha dit:

    Lógicamente, las intenciones de Jahanbegloo son más que loables; no obstante, no puedo evitar tacharlo, tal vez, de demasiado optimista. Obviamente, si no es es optimista, es imposible realizar un cambio de tales magnitudes en una sociedad como, en este caso, puede ser la iraní. El caso es que creo que los medios que defiende para llegar a su objetivo me parecen, quizá, algo utópicos. Y es que creo que sus métodos basados en la no-violencia serían, hoy en día, bastante difíciles de llevarlos a la práctica: la gente oprimida por el régimen tenga, probablemente, miedo. Y es este miedo el que los llevará a la inacción si estalla una revolución pacifista, pues seguramente las autoridades nacionales van a arremeter contra esos manifestantes: muchos perderían su empleo, serían encarcelados, y otros, apaleados; con esto quiero decir que para movilizar a la gente, deben sentirse seguros, el Lenin que lidere la revolución social debe de ofrecer un confort que la no-violencia no es capaz, actualmente, de proporcionar. Cuando se cuenta con una fuerza superior a la que pueda tener un país que ha establecido un régimen(la policía y el ejército, una gran potencia económica, como una empresa, el apoyo de otro país…), dicha revolución social es factible pues los ciudadanos que luchan por ella se sienten seguros. No podría haber otra Revolución Francesa a día de doy. Las cifras de muertos serían desorbitadas. Por ello es necesario la presencia de estos agentes nombrados antes entre paréntesis, pues la presión que su poder puede ejercer es capaz de hacer ceder un país y cambiar muchas cosas.

  2. Es difícil saber cómo cambiar un orden injusto de cosas. En Irán ha habido muchas protestas pacíficas de aquéllos que son partidarios de una apertura del régimen imperante y que consideran que en las últimas elecciones ha habido fraude (algo que instancias independientes parecen haber comprobado).
    El miedo puede paralizar tanto si el movimiento es pacífico como violento, e incluso más en este último caso porque la reacción del poder es más fuerte.
    Las revoluciones violentas casi siempre han acabado en regímenes dictatoriales y han cometido excesos de todo tipo. En cambio las pacíficas de resistencia civil (contra el segregacionismo racial en EEUU o Sudáfrica o la de Índia) han tenido mejores resultados y más duraderos.
    Quizás la clave es un cambio cultural, podemos hacer mucho más de lo que creemos.

  3. Enric Aguilera ha dit:

    Estoy deacuerdo con Gerard. Me parece que es demasiado optimista. Es muy difícil cambiar el mundo ya que hay demasiados intereses y dan demasiado poder a gente irresponsable pero tampoco quiero decir que haya que rendirse, todo lo contrario. Debemos continuar para que este mundo sea mejor para las futuras generaciones.
    Quiero recordar la frase “Si queremos paz debemos prepararnos para la guerra”. (recuerdo esta frase porque parece que es la única solución que hay ahora mismo para conseguir la paz)
    Yo siempre he sido optimista y creo que las cosas pueden cambiar sin acudir a la violencia pero hay demasiado pesimismo.

    Vidal, no entiendo muy bien cuando dices “Quizás la clave es un cambio cultural” ¿Como podemos hacer ese cambio de culturas?¿La gente estaría dispuesta a cambiar culturalmente?

  4. Oscar Blanco Acuña ha dit:

    El efecto de los movimientos no-violentos suele ser más beneficioso y más duradero como bien apunta Jahanbegloo pero considero que necesitan la aparación de una figura de enorme carisma capaz de generar confianza como bién dice Gerard hasta el punto de alcanzar un equilibrio de poder entre las fuerzas coercitivas del gobierno y la cantidad de personas implicadas en esta revolución pacífica en condición de seguidores de este lider. Las revoluciones sociales no-violentas contemporaneas van estrechamente ligadas a un nombre propio no tanto por la labor real de esa persona, sin querer quitarle meritos a Luther King, Mandela o Gandhi, si no por el simbolismo que estas personas aportan a la revolución en cuestión. Quizás responda a una necessidad mitomana de la sociedad contemporanea, cuyo mayor ejemplo es la sociedad americana de las Marylins, Elvis, Jacksons y demás. Teniendo en cuenta esto quizá la mejor forma de cambiar un orden de poder injusto es la formación de un grupo intelectual influyente liderado por una figura carismática y con el más que necesario apoyo de la comunidad internacional en pleno que es otro de los aspectos problematicos en el caso iraní. USA y Francia quieren sancionar pero paises de la influencia de Rusia y China se dejan llevar por sus intereses económicos bloqueando esas posibles sanciones.

    PD: Me parece muy acertado señalar a la India como una de las referencias culturales actuales y de futuro, creo que junto a los paises africanos y China deben ocupar un lugar privilegiado en el desarrollo internacional de este siglo. El otro día entrevistaron en La Vanguardia a un joven indio emprendedor social, me parece realmente interesante. Adjunto el link http://www.lavanguardia.es/free/edicionimpresa/20100312/53897544095.html

  5. A Enric, cuando digo que la clave es un cambio cultural hacía referencia a lo que el filósofo iraní señala en su artículo: “La educación del ciudadano y el trabajo civil también pueden permitir cambios y transformaciones no violentas de la sociedad.”
    A Óscar, es importante la existencia de “un grupo intelectual influyente liderado por una figura carismática” la pena es que en las últimas décadas los “laboratorios de ideas” han estado financiados y al servicio de movimientos ultraconservadores. Los líderes carismáticos, siempre que no se valoren a sí mismos más que a sus propias causas, pueden movilizar grandes masas que, bien dirigidas, pueden lograr cambios muy positivos. (Ni que decir tiene que también pueden hacerlo, como ejemplos hay en la historia, para causas totalmente deleznables).
    Muy ejemplificador el artículo que citas, una prueba más de que está en vuestras manos muchas más posibilidades que las que algunos parecen hacernos creer.

  6. Lucero Ybert ha dit:

    Intentar cambios a base de guerras es el camino más fácil, e intentarlos creyendo en una sociedad que se mueve gracias a un líder es el más riesgoso. Desde mi punto de vista, las guerras sean cuales sean sus fines no dejan de ser un acto irracional que solo consigue hacer más daño, morir por la patria no es morir con honor, es simplemente infravalorar una vida. En cuanto a sociedades movidas por un líder en específico, cabria señalar que es algo bastante riesgoso por que se lidera una sociedad desde el punto de vista de un solo ser, y normalmente, una sola mente tiene errores y si no hay nadie que los corrija, podría, por demagogia, llevar a toda una sociedad al caos total; Hitler ganó las elecciones democráticamente. Yo opino que en el siglo XXI la mejor manera de hacer que una sociedad cambie, es simplemente educándola sin restinciones de nada y en esto es donde yo creo que deberían intervenir las organizaciones que propone Gerard C. Da igual cual sea su cultura, no hay que olvidar que por biológica somos hijos de alguien y seremos padres de otros, y siempre vamos a querer que nuestra familia este bien, así pues, por más arraigada que tengamos una costumbre, si alguien es capaz de demostrarnos, o nosotros mismos somos capaces de comprobar que estamos haciendo daño, lo más natural es que terminemos por abolir la práctica en cuestión. No creo que irán vaya a cambiar a base de guerras y lideres, por que dentro de las casas siempre habrá alguien que apoye al régimen; pero sí creo que cambiará gracias a que por una base instruida, surgirán menos seres y más personas como por ejemplo el chico hindú al que hace referencia Oscar B. o cambiará gracias a esa mujeres instruidas de las que habla Jahanbegloo; tal vez un grupo de personas instruidas sean los nuevos Gandhi y Mandela o quizás inventen una forma de lucha no violenta aun mejor que ellos.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s