Conflicto entre physis y nomos

Se trata de comparar las diferentes posturas de los sofistas respecto a este tema y argumentar a favor de algunas de ellas. Las tres opciones a elegir son:

1. La idea de que las leyes perfeccionan al ser humano de Protágoras.
2. El igualitarismo defendido por Antifonte.
3. La ley del más fuerte defendida por Calicles.

La argumentación se puede construir intentando responder a algunas de las siguientes preguntas:
¿Pueden las leyes mejorar a las personas? ¿Pueden hacer mejorar la sociedad? ¿Debemos cumplir la ley sólo ante la posibilidad del castigo? ¿Debemos de cumplir todas las leyes del país en que vivimos? Si hay algunas que no debiéramos cumplir, indica ¿cuáles y por qué? ¿Se puede afirmar que somos por naturaleza iguales o unos superiores a otros? ¿Las diferencias entre las personas son naturales o se derivan de las leyes existentes? ¿Qué significa ser más fuerte o superior a los demás? ¿Alguien posee tal superioridad? ¿Eso le legitimaría para hacer lo que deseara sin ningún tipo de límite?.

Anuncis

Quant a José Vidal González Barredo

Catedràtic de filosofia de l'Institut Salvador Dalí del Prat de Llobregat
Aquesta entrada ha esta publicada en Debats, L'àgora. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

26 respostes a Conflicto entre physis y nomos

  1. Gerard Culla ha dit:

    No creo que las leyes puedan mejorar la concepción que tenga una persona acerca de cómo debería relacionarse con los demás, pero en la práctica sí lo hacen; es decir, si por ejemplo teno un conflicto de intereses con otra persona, hoy en día proabablemente se haga un juicio en el que se intentaría solucionar mediante el diálogo y el consenso (al menos esa es la teoría), aunque yo en el fondo puedo pensar que lo mejor sería meterle cuatro tortas y dejarlo en el suelo, y problema solucionado. Seguramente ése habría sido el desenlace si no hubieran existido las leyes, que en muchos casos se cumplen por miedo al castigo y no porque se las considere legítimas. De esta manera, mi comportamiento es respetuoso (según la ley) con las otras personas, pero en mi interior sigo pensando que la mejor solución era la de las cuatro tortas. ¿Soy, pues, mejor persona? ¿O sólo en apariencia?

    En cuanto a la sociedad, sí mejora. Esto se debe a que, ya sea por miedo o por legitimidad, si la gente respeta unas leyes que garantizan el correcto funcionamiento y la seguridad personal, la sociedad puede avanzar cultural, tecnológica, política y socialmente dentro de la libertad que confieren las leyes. Ahora cada uno puede avanzar en su camino, siempre respetando las libertades ajenas, y el poder no queda estancado en aquellos más fuertes que pretenden conservarlo y, de esta manera, frenan cualquier avance que no les favorezca.

    En relación a si debemos cumplir la ley sólo cuando hay posibilidad de castigo, es lo que comentaba antes de la legitimidad. La legitimidad de una ley se consigue cuando la gente la entiende, la acepta y además la considera necesaria y justa. No obstante, cabe mencionar que siempre hay casos apartados de personas que no respetan las leyes más básicas a pesar de que puedan entender que es una ley justa, como podría ser el caso de un asesino. Como iba diciendo, la leyes consideradas legítimas habrían de cumplirse siempre, con o sin posibilidad de castigo. Si se cumplen por miedo, es muy probable que en cuanto se tenga la ocasión se incumplan estas leyes; esto significa que estas leyes no son consideradas justas. Es decir, el objetivo es que una ley sea legítima y para eso ha de ser justa, necesaria y racional.

    En cuanto si se han de cumplir todas las leyes, un poco se parece al punto anterior. Aquellas leyes que atenten contra lo que son los derechos naturales (iusnaturalismo) y que, por lo tanto, no son legítimas, han de evitarse a toda costa. Aquí la solución sería eliminar estas leyes ilegítimas; por otro lado, se puede dar el caso de que la ley que se incumpla sea legítima, pero la situación concreta que la rodea nos lleve a incumplirla. Pondré un ejemplo, porque no sé si me he expresado muy bien en esta última cuestión. La piratería (ya sea música, películas, juegos, etc.): como bien todos entendemos, es normal que el creador de, por ejemplo, un disco de música, quiera tener la exclusividad de obtener los beneficios que pueda obtener a partir de dicho disco de música y quiera evitar que su creación se distribuya gratuitamente sin su consentimiento a través de Internet o “top-manta”. Pero ante los altos precios de los discos de música (inflados por los intermediarios, como con las verduras), es lógico que una persona prefiera obtener lo mismo mucho más barato. Es decir si los precios no fueran tan abusvios, seguramente la pirtaeria disminuiría en un porctenaje significativo. Esto es sólo un ejemplo de a lo que me refería con la “ley legítima y su situación concreta”.

    En cuanto a si por naturaleza somos unos iguales a otros, he de decir que no. Es decir, hay personas más inteligentes que otras, más fuertes, más sanas, más guapas, etc. Pero si algo nos distingue de otras especies es la razón y, entre otras cosas, la empatía. En esencia, todos somos humanos y tenemos las mismas posibilidades, y todos deberíamos tener las mismas posibilidades (dentro de lo que permita la naturaleza de cada uno). Por esto, se ha establecido artificialmente un conjunto de derechos que todas las personas, por el simple hecho de serlo, tienen. De esta manera conseguimos protegernos de nosotros mismos (me refiero a la humanidad, no a una persona en concreto). De esta manera, creo que el iusnaturalismo iguala a las personas y permite que todos estén al mismo nivel (ojo, esto no significa limitar a los “fuertes”, sino ayudar a los “débiles”). Curiosamente, el iusnaturalismo me recuerda a la frase referida del inventor Samuel Colt, que fabricaba evólveres: “Dios creó a los hombres; Samuel Colt los hizo iguales y por eso fue al infierno.”. Es decir, naturalmente somos diferentes, pero por convenio se ha pactado que solo por ser humanos gozamos de una serie de derechos que nos hacen iguales.

    Dicho esto, me decanto por Antifonte y el igualitarismo, y también estoy bastante de acuerdo con Protágoras.

  2. Gerard Culla ha dit:

    He releído mi anterior comentario y he notado ue me he repetido algunas expresiones y frases, y que algunas argumentaciones no están completas. Simplemente quería hacer saber esto, que estaba escribiendo rápido y sin repasar el texto porque tenía ligera prisa; además, no he respondido a todas las cuestiones. A medida que el debate avance, trataré de hacer nuevas intervencions, más concretas y mejor redactadas.

  3. Ok. Tu intervención tiene puntos interesantes y que pueden suscitar el debate. Espero a nuevas intervenciones para hacer comentarios. No es preciso responder todas las preguntas de golpe y sería recomendable ser algo más breve para agilizar el debate.

  4. alexis ha dit:

    Las leyes no pueden hacer mejor a una persona, pero si mejorar la sociedad ya que pr muxas leyes que debas cumplir aunque estes obligas a llevarlas acabo no van a canviar tu forma de pensar o actuar por lo tantoo no pueden hacer mejor a una persona.
    Si mejora la sociedad porque sin leyes cada persona tendria su propia fomra de ver la sociedad y miraria mas bien por su interes y lo que le conveniese sin importar el resto de personas y este caso se implantaria la ley del mas fuerte donde sobrevivirian los fuertes y no los debiles como en la naturaleza. Por lo que se puede afirmar que somos por naturaleza unos superiores a otros por lo tanto necesitamos esas leyes para que el fuerte o mas capaz o mas astuto no se sobreponga siempre al debil porque sino no se podria llevar acavo una democracia o una vida en sociedad.

  5. Sergio Quirante ha dit:

    Yo creo que las leyes no mejoran individualmente a las personas, ya que muchas veces el cumplir estas leyes sólo se hace por obligación y por el simple hecho de que son leyes y por lo tanto tenemos aprendido de que hemos de cumplirlas. Por otro lado, en cuanto a si mejoran a la sociedad yo creo que si, pero concretamente hacen mejorar el comportamiento, es decir que la sociedad funcionará mejor.
    Respecto a la pregunta de si todos somos iguales por naturaleza yo pienso que todos partimos de una misma base pero que después cada ser humano nace con unas cualidades innatas más desarrolladas que otras que hacen que sean mejores en unos aspectos u otros, pero no por eso deben de tener más derecho que los demás porque ante todo, todos partimos de un mismo origen y por eso los derechos y las leyes entre nosotros han de ser iguales.

  6. Oriol Aldea ha dit:

    Igual que Sergio, yo tambien creo que las leyes no nos definen ni no hace mejorar individualmente, porque hay leyes que cumplimos porque si no las cumplieramos la sociedad nos vería com un bicho raro, o por el simple echo del temor de que si no las cumplimos habra repercusiones. Por ese motivo creo que las leyes no nos mejoran pero si, nos definen. Tambien creo que debemos respetar todas y cada una de las leyes, aunque luego no las llevemos a cabo o no las cumplamos.
    En cuanto a las leyes en el ámbito de sociedad, creo que las leyes favorecen a su mejora, constante, ya que cada ley tiene un fin, y ese fin es el de mejorar las leyes anteriores, por eso cuando salen leyes nuevas, estas substituyen a las antiguas ya que en teoria son mejores (aunque a veces no sea así).
    Cada ser humano tiene unas cualidades que le hacen unico i diferenciado del resto, ya sea porque al nacer nos vienen dadas, como a medida que crecemos vamos adquiriendo y desarrollando diferentes cualidades. El papel de las leyes en este caso, es el de guiarnos, hacia lo que se puede o no hacer (dependiendo de las cultura). Tambien creo que no hay nadies superior a nada ni a nadie, todos somos iguales, el adjetivo “superior” se usa para aquellas personas que pretenden y creen que son mejores que todos, pero eso forma parte de su manera de ser.

    Por este motivo me muestro partidario a lo que Antifont y Hípies defendian “igualtat natural” de los humanos.

  7. Albert Ros ha dit:

    Yo personalmente creo que las leyes no mejoran al individuo, pero si que pienso, que al cumplirlas puede aportarnos cosas. Claro esta que las leyes estan creadas para cumplirlas porque sino como todos sabemos, o deberiamos saber, sin leyes el mundo seria una jungla, donde posiblemente, reinarian los mas fuertes. También pienso que las leyes si que pueden mejorar la sociedad o como mínimo influir en ella, ya que si una sola persona cumpliera las leyes no serviria de nada, pero si lo hace una nacion o miles de personas la cosa cambia y se crea un vínculo jurídico al que estamos sometidos, y de esta manera la sociedad tiene un buen funcionamiento. Aparte, también opino que muchas de las leyes, no todas, se cumplen como bien questionas por el simple hecho de no tener que recibir el castigo que implica no cumplirlas, como por ejemplo: una de las últimas leyes implicadas en el tema de la circulación como es reducir a 80km/h la velocidad en vias donde años atrás la velocidad era de 120km/h. La gente normalmente suele cumplirla por el miedo, ya no a perder puntos en el carnet, sino a tener que pagar una multa por exceso de velocidad.
    Por otro lado, yo no creo que los humanos seamos diferentes porque todos venimos de un mismo ser antepasado, lo que si, desde que surgió el primer ser humano hasta ahora cada uno ha hecho cosas diferentes, y si existe alguna diferencia económica, politico o social es a causa de nuestro antepasados y de los familiares se los cuales formamos parte, pero en un mundo sin dinero, sin politica y sin nada, es decir, que estemos todos desnudos sin tener nada somos todos iguales. Eso si, unos con unas habilidades ya existentes desde el nacimiento y otras adquiridas a lo largo del tiempo, pero todos de naturaleza igual.

  8. Ana Moreno Carrero ha dit:

    Para vivir en sociedad son necesarias una serie de nomas o leyes que faciliten la convivencia. Si estas no existen el día a día puede convertise en un caos, porque la mayoría de personas intentarían, a traves de la fuerza o el engaño, conseguir sus intereses sin tener en cuenta los de los demás. Por lo tanto creo que hemos de respetar las leyes ya que esto nos hace iguales ante la ley. Recordemos que no hace mucho no todos los ciudadanos eran juzgados por igual ya que unos eran considerados superiores a otros dependiendo de la clase social, color de piel,etc.
    Respetar las leyes te hace mejor persona en el momento que podrías robar o matar pero tú no lo haces. Pero eso no quiere decir que seas buena persona, porque no lo haces para evitar el castigo.
    Creo que no deberiamos cumplir las leyes por temor al castigo si no porque creemos que son justas. Es cierto que hay leyes en las cuales creemos y otras en cambio que no pero sería muy difícil que todo el mundo estuviera de acuerdo con todas.
    He ido poniendo las ideas a la vez que me pasaban por la cabeza, puede ser que este un poco desordenado.

  9. Leticia González Baca ha dit:

    Personalmente y como he visto que muchos de mis compañeros ponían, no creo que las leyes mejoren a las personas. Cierto que estas esperan crear una conducta, que se supone que es positiva y conlleva a su vez a un bien común y hacer una convivencia mejor, pero muchas veces las leyes no son cumplidas por agrado propio, sino por obligación o tal vez por miedo a la sentencia o sanción que se pueda recibir por su incumplimiento.
    Por otro lado sí que creo que sean favorables en el ámbito social, pues como ya he dicho antes, hacen que la convivencia sea en cierto modo mejor. Con esto me quiero referir a que un cumplimiento global de estas, hacen que en la sociedad se mantenga cierta equidad entre las diversas personas que existen, puesto que sino todo sería un caos, y posiblemente la ley que dominaría seria la del ser más fuerte.
    A pesar de que podamos estar de acuerdo con unas leyes u otras, eso no debería afectar a su cumplimiento y el hecho de que algunas se acaten por miedo, no creo que sea lo correcto, es cierto que no con todas vamos a estar de acuerdo pero debemos aceptarlas todas, porque si ese fuera el caso, a cada uno de nosotros le podría parecer una u otra mal y no la cumpliría y llegaríamos al punto en que ninguna ley tendría sentido cumplirla, porque si otra persona no lo hace y digo una como pueden ser millones de personas, la finalidad de las leyes perdería su sentido, pues dudo que su resultado fuera efectivo.
    No creo que se pueda afirmar que por naturaleza unos somos superiores a otros, pienso que cada uno de nosotros tiene un tipo de cualidades que nos hacen diferentes y únicos, somos iguales pero a su vez diferentes, pero no por ello unos son superiores a otros. No todos tenemos la misma resistencia, la misma capacidad, pero creo que son rasgos distintivos de cada uno de nosotros, ya que básicamente, en esencia, todos partimos del mismo punto de partida.

  10. ¡Hola!, ya ha habido algunos primeros comentarios pero casi todos son un poco generales. Habríamos de intentar pensar en casos concretos y reflexionar también sobre la función que tienen las leyes (ordenar la convivencia) y las intenciones de quienes las hacen. Por ejemplo, ¿Cómo pueden influir en las personas las leyes que son manifiestamente injustas?, ¿Pueden redactarse de tal manera que puedan cambiar la conducta de las personas orientándoles (o educándoles) sobre otras formas de relacionarse con sus semejantes o de resolver sus conflictos con ellos? ¿No estarían mejorando a los ciudadanos, que quizás las empezaran a cumplir no sólo por miedo a la sanción sino por comprender su utilidad o su justicia?

  11. Juan Antonio Gil ha dit:

    Sinceramente no creo que las leyes perfeccionen a las personas. Quizás la elaboración de un conjunto de leyes pueda en cierta forma, garantizar la convivencia en armonía y dar seguridad pero ésto no hace mejor a una persona porque no deja de ser una imposición de unas normas, que muchas veces se cumplen simplemente por el miedo al castigo y a las represalias. Para que una persona mejore como persona, debe ser por ella misma, por su propia reflexión, sabiendo distinguir (descubrir) qué es lo bueno, lo justo. La forma de mejorar como persona es a través de la razón, característica que nos distingue de los animales. Por ejemplo, si una persona tiene un profundo odio hacia otra, un odio que le llevaría a atentar contra su vida, si no lo hace, es por el temor del posterior castigo, no porque no lo desee. Es cierto, las leyes han proporcionado seguridad en este contexto pero, ¿la otra persona ha mejorado como persona por el mero hecho de contenerse?

  12. Oscar Blanco Acuña ha dit:

    Las leyes si pueden ser útiles en la progresión personal en cuanto a la sensibilidad ante la injustificia y la arbitrariedad se refiere. Cuando una persona crece una sociedad cuyas leyes (ya no sólo en el plano jurídico oficial sino también en lo que a las costumbres se refiere) son injustas o irracionales tiene muchas posibilidades de ser peor persona en sus relaciones con los demás; por ejemplificar y que quede un poco más claro planteare una situación concreta: pongamos que yo crezco en una cultura dónde la única forma de resolver los conflictos de intereses que se tiene en cuenta es el uso de la fuerza. Yo al crecer rodeado de personas que resuelven sus conflictos de esa manera tenderé a pensar que es la única posible por lo tanto, y aunque no lo considere una buena costumbre, resolveré así mis conflictos pues son inevitables y no sabré que hay otras maneras de resolverlos. Además seguramente estaré completamente insensibilizado en dañar físicamente a los demás porque lo veré algo habitual y banalizaré el uso de la violencia. Ahora, supongamos que se legisla una ley por la cual los conflictos deberán resolverse mediante el diálogo y en caso de no ser posible por vias judiciales civiles o a través de instituciones especializadas en la mediación de conflictos; la ley deberá cumplirse y su infracción será considerada delito (por lo tanto se podrá imponer pena de cárcel). La primera generación quizá la cumpliria mayoritariamente por miedo al cástigo pero si la ley triunfase, y los índices de violencia se redujesen de forma drástica, la siguiente generación creceria en una sociedad de hábitos no-violentos y seria más fácil que desarrollasen una cierta sensibilidad que les hiciese aceptar interiormente como norma autoimpuesta (las más valiosas de todas junto a las que si consideran legítimas) el comportamiento no-violento en sus relaciones con el resto de la comunidad, pues desarrollarian sentimiento de culpa y remordimientos ante su uso. En resumen, lo que quiero decir es que los contextos sociales (que pueden ser generados por leyes) pueden crear no sólo conductas por miedo al cástigo o el rechazo social sino también sensibilidades. Esto se ve claro con una cuestión actual: hasta hace algunas decadas la conscienciación ante el maltrato animal era muy escasa en las zonas rurales pues era un hecho habitual, actualmente el grado de conscienciación hacia estas prácticas ha aumentado hasta límites insospechados y en ello habrá contribuido (en parte) la ley de protección animal.

  13. Oscar Blanco Acuña ha dit:

    PD: en respuesta a Juan Antonio, la contención y el autocontrol pueden ser considerados una mejora personal (tener la capacidad de no actuar segun nuestros impulsos es una muestra de racionalidad) y además también mejoran en gran medida la convivencia.

  14. Oscar Blanco Acuña ha dit:

    Una tercera cuestión ( a riesgo de ser pesado) todos comentais la mejora personal en términos muy relacionados con la filosofia idealista como la esencia de las personas, ¿de que sirve tener una esencia tan bondadosa si no la aplicamos a nuestra existencia? ¿para ganarnos el cielo? ¿Para que el karma nos tenga en buena consideración? desde un punto de vista racional sólo podemos observar la mejoras personales que se exteriorizan pues la consciencia real de una persona es impenetrable (corregirme si me equívoco). Yo podria tener ganas de asesinaros a todos y violar a vuestras mascotas pero si no lo hago, no lo comunico explicita o implicitamente y no se puede deducir de mi conducta ¿Cómo podriaís saberlo?

  15. María Carrasco ha dit:

    Yo soy partidaria de la idea que tiene Protágoras de que las leyes deberían de mejorar la convivencia entre los seres humanos, aunque a veces esto no sea así.
    En principio la postura que más me atrae es la del igualitarismo defendida por Antifonte, es decir, que todo ser humano tenga las mismas oportunidades. Pero lo que no me acaba de convencer de Antifonte es que dice que todo ser humano tiene las mismas necesidades. Desde mi punto de vista, no todo ser humano tiene las mismas necesidades. Esto complica la situación, ya que cada una de las tres teorías entiende la physis de diferente manera.
    En mi opinión, los seres humanos no somos iguales, unos tienen más capacidades que otros, y no son las leyes las que hacen que esto sea así, sino que ya viene hecho por la naturaleza de cada uno. Pero si que es verdad, que si no hubiera unas leyes que cumplir la convivencia entre los seres humanos sería un caos, en el sentido de que unos tendrían más oportunidades que otros.
    Para mí, ser más fuerte o superior significa tener más capacidades físicas e intelectuales, pero yo creo que el tener más capacidad no quiere decir que esas personas sean mejores que otras. Además, pienso que la sociedad a través de las leyes y la educación debería ser capaz de convencer y dar argumentos a aquellas personas para que pongan sus capacidades al servicio de la sociedad, siendo reconocidos por todos como los que tienen más capacidades.
    Como podeis observar no me inclino por ninguna de las tres opciones, sino que estoy entre Protágoras y Antifonte.

  16. Karen Gutiérrez ha dit:

    Muchas personas que no están de acuerdo con algunas leyes o bien las incumplen o bien las cumplen por miedo al castigo, sanción, multa…etc. Pero cumplirlas no las hace mejor personas porque siguen pensándo lo contrario de lo que dicen las leyes.
    Por ejemplo, está prohibido fumar en los bares y una persona que piensa que se debería fumar en ellos no lo hace por miedo al castigo o a que le llamen la atención. ¿Este individuo es mejor persona por cumplirla, si en el fondo piensa lo contrario a lo que dictan las leyes?
    Creo que las leyes pueden hacer mejorar la sociedad, porque un mundo sin leyes seria un autentico caos. Pero siempre existe el problema de la existencia de individuos que se atreven a incumplirlas.

  17. Ana Navarro ha dit:

    Estoy de acuerdo con Oscar cuando ha coemtnado que las leyes si pueden ayudar al individuo a mejorar y que ayudan en su progresión, ya que si uno interioriza (basta simplemente con que las cumpla) esas conductas que hacen que una sociedad pueda ir hacia adelante sin conflictos, no solo mejora personalmente, sino que a su vez avanza la sociedad (en cuanto haya un número considerable de individuos que acepten las leyes y las cumplan), aunque creo firmemente que son necesarias. Quero decir con todo esto que estas normas son las que ayudan a una sociedad a vivir en armonía y relativa tranquilidad, ya que siempre habrá alguien que las incumpla o que no esté de acuerdo con ellas. No todos los humanos somos iguales, del mismo modo que todos no tenemos las mismas necesidades por lo tanto no todos tendremos el mismo concepto positivo/negativo de las leyes; unos las cumplirán porque creerán que es lo correcto, otros porque creen que es lo más ético y en cambio otros lo harán por el simple echo de que tendrán miedo a las represalias; de todos modos, se estarán cumpliendo y ayudarán a la sociedad, aunque no estarán creciendo ni enriqueciéndose como personas.
    Tampoco creo que las leyes sean escritas ni dictadas por aquellos que son más débiles, simplemente pretenden que todos los ciudadanos de una comunidad se sientan iguales frente a todo, tanto a la hora de ser juzgados como tratados. Quizá Calicles lo creyera porque la aristocracia fuera la clase social que más saliera perdiendo, supongo que era tal la diferencia entre sociedades que en cuanto quisieron imponer “igualdad” fueron muchos los derechos que debieron perder, defienden que los individuos solo pueden llegar a ser felices satisfaciendo las necesidades que su propia naturaleza les pide, sin tener en cuenta las leyes que según ellos, son descritas por los más débiles.
    Soy partidaria también de que cada uno tendría que hacer aquello que le realice como persona y lo satisfaga, siempre y cuando no ofenda ni perjudique la sociedad, por lo tnato, hacer aquello que nos pida nuestra naturaleza pero con cierta mediada, es decir, teniendo en cuenta aquello que se supone que es ético o crrecto.

    Quizá no me haya expresado como quisiera, pero no he podido hacerlo de otro modo. No obstante, espero que podáis comprender lo que vengo a referirme.

  18. Lucía Romero ha dit:

    Respecto a la idea de que las leyes perfeccionan al ser humano de Protágoras, no estoy muy de acuerdo. Desde mi punto de vista, las leyes perfeccionan la sociedad en la que vivimos, y no al individuo en sí.
    Ya que porque una ley te dicte lo que debes hacer no eres mejor ser humano, simplemente la cumples por miedo al posible castigo, y no por el hecho de considerar que es correcta. En cambio, aplicadas a la sociedad en general, permiten una convivencia en armonía y sin incidentes, o al menos en menor medida que si se optara por prescindir de legislación. Por lo tanto creo que las leyes perfeccionan a la sociedad, aportando seguridad y tranquilidad. Aunque por otra parte nos impiden llegar a plantearnos i reflexionar sobre lo que es correcto y que no lo es, ya que creo que eso es realmente lo que ayuda a perfeccionarte como persona y ciudadano, el hecho de descubrir por ti mismo aquello que debes hacer y aquello que no.
    Por otra parte, en algunos países existen leyes injustas, por lo tanto, esto sería un claro ejemplo de que el cumplir una ley no te perfecciona como persona, ya que cuando esta se cumple a veces ni siquiera nos paramos a pensar si es justa o no.

  19. Adrian Molina ha dit:

    Respecto a la idea de que las leyes mejoran al ser humano no estoi de acuerdo, ya que cada persona tiene su forma de pensar, de actuar i de relacionarse con otros individuos, i no por unas maneras que nos quieran implantar nosotros tengamos que cambiar.
    Es cierto tambien que tal vez mediante el castigo por el incumplimiento de las leyes haya gente que cambie su forma de ser, pero no por ese motivo todo el mundo lo hara, ya que seguramente seguiran con su forma de actuar a escondidas.

    En cambio las leyes si que hacen que la sociedad mejore, ya que pretende conseguir una serie de normas por tal de que se cumplan los derechos de todo con el fin de crear una buena convivencia.

  20. Leticia González Baca ha dit:

    Hola Vidal! No sabia bien donde ponerte este post porque o no he visto, o no he sabido encontrar un apartado donde pudiera expresar mi duda respecto el examen de la próxima semana. Bien mi cuestión es sobre lo que entra y lo que no, hay mucha materia y no creo que sepa seleccionar correctamente lo que he de mirar. Me gustaría que me dijeras si estoy equivocada o si tal vez me falte algún punto, obviamente los demás que no nombrare habrá que leerlos, para poder comprender los otros, pero es para saber que se ha de estudiar más concretamente.
    Unidad I: puntos 1.1, 1.2: el pensament mític com a resposta a la recerca del sentit) 1.3 (el pensament mític) i de los puntos 3 y 4 completos..
    Y de la unidad II: los puntos 1.2, 2.2, 3.3, 3.4.
    Muchas gracias (:

  21. Enric Aguilera ha dit:

    No se si aceptarás que haga esto pero me gustaría hacer una argumentación que no tenga nada que ver con mi opinión para crear un pequeño debate y para que a mis compañeros les sea mas fácil argumentar (o en este caso podrían contraargumentar mi texto)

    Bien, Yo opino que las leyes son inservibles y que solo sirven para proteger a los que son mas débiles que otros. ¿Por qué si yo soy mas fuerte o más inteligente las personas tienen los mismos derechos que yo? No es justo ya que yo soy más inteligente y más fuerte que otras personas o individuos por tanto tengo más derechos que éste. Me declino por Calicles ya que refleja claramente mi forma de pensar y pienso que La ley del mas fuerte es justa.
    Además, las leyes no las cumple nadie ya que cada uno tiene una forma de pensar y puede que muchas leyes no les convenzan o no les gusten a diferentes individuos.
    Las leyes solo nos limitan porque no nos dejan sacar las cualidades de uno mismo.

  22. Pau Mamano ha dit:

    Respecto a las tres posiciones que planteas, Vidal, quizás la que más me gusta es la de Protágoras. Pero como ya han dicho todos mis compañeros yo tampoco creo que mejoren a las personas.
    Las leyes son un instrumento para dirigir la sociedad y mantenerla bajo un cierto “orden”. No están echas para dirigir nuestras vidas a cada paso que damos sino para proporcionarnos una vida más cómoda donde cada uno haga su función y así vivamos más felizmente. Pero una ley no esta pensada para decirnos como actuar. Tomando un ejemplo: nos hace peor personas piratear una película?
    Las leyes no están para decirnos como ser y no nos mejoran, solo dirigen nuestro papel en la sociedad.
    Y por supuesto, tampoco debemos vivir pendientes de cumplir cada una de las leyes porque, después de todo, cada uno actúa de una manera u otra según lo que le parece justo. Y a mí, como en el ejemplo que dije antes, me parece justo piratear una película y no pagarle 5 euros a una compañía que gana millones. Eso sí, tampoco podemos decidir que leyes nos parecen bien y cuales no, y pasar completamente de las que no nos gustan.
    Finalmente, creo que aunque por naturaleza algunos sean mejores que otros, las leyes no van en contra-natura al no dejar que los mejores se impongan. Que el mas fuerte reprima al más débil no es un reflejo de la naturaleza. Simplemente, en la naturaleza el más fuerte sobrevive y el más débil muere.

  23. Miguel Ángel ha dit:

    Protágoras parte de anomia y posteriormente a través de las leyes se hacen una idea de justicia(diké) que les ayuda a obrar bien.

    En particular pienso que las leyes facilitan la convivencia en la parte práctica, es decir la evolución de la polis sin conflictos, pero a la hora de hacer mejores a las personas (mas justos o razonables) pienso que juega un papel muy importante la educación y los valores que se adquieren desde pequeños donde no intervienen para nada las leyes.

    Respecto al comentario de Enric, se puede contra argumentar de manera que si tu y yo tenemos las mismas necesidades porque no vamos a tener las mismas leyes. Tu puedes ser mas fuerte para imponerte sobre mi pero luego vendrá uno mas fuerte que tu, i así hasta que solo quede uno. La idea básica que da a lugar a la polis o la vida en sociedad es que un individuo por si solo no es capaz de satisfacer sus necesidades (y si lo es, no lo hace cómodamente ya que requiere mucho trabajo) y con la ley del mas fuerte lo único que consigue es ir eliminando los otros individuos hasta quedar solo el mas fuerte, el mas listo el mas guapo, etc, y así sucesivamente hasta la ultima persona. Cosa que da fruto a el abandono de la sociedad ( o crees que las personas que están sometidas al mas listo porque son menos inteligentes, o al mas fuerte porque es mas débil nunca se revelarán para poder optar a los mismos derechos que ellos?)

  24. Paula Arévalo ha dit:

    Estoy muy de acuerdo con Oscar, aunque siendo realistas y pensando en la sociedad actual, es un poco utópico. Creo que todo influye, la sociedad tiene cierta importancia, pero lo más importante es la educación recibida.
    Por lo general opino igual que la mayoría de mis compañeros: las leyes no perfeccionan a las personas. Ya que son impuestas y muchas veces cumplidas por no arriesgarse a recibir un castigo, aunque sí que es cierto que pueden garantizar seguridad y una convivencia pacífica. También creo que es cierto, pero son pocos los casos, que quizá se cumplieran las normas no sólo por miedo a la sanción sino por comprender su utilidad o su justicia.
    ¿Cómo pueden influir en las personas las leyes que son manifiestamente injustas? Yo creo que es muy perjudicial para ambas partes aplicar leyes injustas. Por ejemplo, es injusto que tus padres no te dejen vestirte con la ropa que sea de tu agrado (siempre y cuando no nos vayamos a los extremos de ir enseñando los pechos u otras cosas a todo el que se cruce). A la larga este hijo acabaría por rebelarse al llevar tanto tiempo reprimiéndose y crearía una actitud pasota ante la mayoría de las leyes, cabe añadir que si estos padres presionan al hijo con la vestimenta es muy probable que haya otros temas de por medio que también le estén afectando, y por tanto su rebelión será de una mayor gravedad.

  25. Noemí Rodríguez ha dit:

    Creo que el hecho que hayan leyes y que las cumplamos o no nos hace ser ni mejor ni peor personas, en todo caso ser respetuosos con los demás. Y de esa manera respetuosos con nosotros mismos, con el miedo también de que puedan haber repercusiones.
    Las leyes que se crean para la sociedad, tiene como fin llegar a mejorarla mas adelante, por eso cuando un gobierno crea leyes o decretos nuevos substituyendo a las anteriores no tienen porque ser mejores, aunque así se crea.
    Cada uno de nosotros tenemos una manera de actuar que con el paso del tiempo va madurando y hace pensar de otra manera, así que debemos cree que las leyes son una manera de hacernos seguir un camino para asemejarse a los conciudadanos con los que convivimos.
    De esa manera hemos de creer que somos todos iguales y que nadie es mejor que otro, en todo caso un ser igual. Así que el principal objetivo de las leyes es hacernos ser a todos igual en el caso de que hubiera que algún aspecto no fuera equilibrado.

    Con los que más estoy de acuerdo es con Antifonte y Hipies, en el hecho de defender que todos los seres humanos somos iguales a los otros.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s