"No pain, no gain": ¿Sin dolor no hay beneficio? ¿Quién no arriesga no gana?

Hemos recorrido la historia de la filosofía y la búsqueda de la felicidad en muchos autores ha estado ligada a la consecución del placer (hedonismo). Baste con recordar Epicuro, Hume, Bentham o Stuart Mill por ejemplo. En cambio ejercitarse en el dolor como camino hacia la felicidad sólo lo encontramos en los estoicos, cínicos y escépticos del helenismo, y en el cristianismo (aunque desde una justificación muy diferente).

Os propongo ver los vídeos que ha hecho Alain de Botton sobre Nietzsche y su reflexión sobre el sufrimiento para poder comprender el sentido último del debate:

  1. ¿Cuál ha de ser nuestra actitud ante el dolor, el sufrimiento y el fracaso, que ineludiblemente forman parte de la vida humana? ¿Hemos de negarlos, evitarlos o podemos obtener de ellos algún beneficio? Podéis argumentar partiendo del valor que le dan los autores que arriba he citado haciendo una comparación entre los diferentes sentidos que éstos le dan y señalar hasta qué punto estáis o no de acuerdo con ellos. A ellas añadir la del propio Nietzsche según Botton.
  2. ¿Para obtener GRANDES alegrías es necesario vivir peligrosamente? Fijaros aquí que no aspiramos a la ataraxia ni a los ideales de moderación que aparecen presentes en aquellos autores hedonistas sino que el planteamiento es más radical. ¿Qué sería vivir peligrosamente y qué grandes alegrías se obtendrían? Argumentar a partir de ejemplos.
Advertisements

Quant a José Vidal González Barredo

Catedràtic de filosofia de l'Institut Salvador Dalí del Prat de Llobregat
Aquesta entrada ha esta publicada en Debats, L'àgora. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

34 respostes a "No pain, no gain": ¿Sin dolor no hay beneficio? ¿Quién no arriesga no gana?

  1. Gerard Culla ha dit:

    A pesar de que coincido con Nietzsche en algunos puntos relativamente significativos, creo que he de matizarlos lo suficiente para que quede claro mi mensaje.
    Los sentimientos, tanto la felicidad como el sufrimiento, son ilusiones objetivamente vanas, ya que son causadas por reacciones químicas en nuestro cerebro, y reduciendo los complejos sistemas bioquímicos al mínimo, se trata simplemente de intercambios de partículas y energía. Esto lo podemos saber gracias a la muy desarrollada ciencia con que contamos hoy, de la cual Nietzsche no podía servirse en su tiempo. Aun así, estas ilusiones no dejan de afectar nuestra existencia humana, y de hecho la conducen, todo cuanto hacemos (en clara alusión al temario del último examen) se reduce a la búsqueda de la felicidad.
    Dejando clara esta primera observación, podemos pasar a matizar lo que Nietzsche afirmaba.

    En primer lugar, ¿el sufrimiento puede ser positivo? Obviamente sí, puede serlo. Está claro que el sufrimiento, tanto físico como emocional, nos puede ayudar a sentirnos más fuertes. Esto es así porque el ser humano, por su propia naturaleza agonística y de valoración del combate, es capaz de verse a sí mismo como si de un observador externo se tratara. Al hacer esta observación externa y al percatarse de su aguante y resistencia a tal sufrimiento, es capaz de admirarse por su propio poder (entendido como capacidad), ya que este es una perfección del propio ser que contribuye a la realización humana (la felicidad). Esto contribuye a continuar luchando por aquello que perseguimos, y aunque durante el camino la felicidad que obtenemos a partir del sufrimiento es agridulce (tiende a ser retorcido), al final podemos alcanzar aquella meta tan perseguida que nos proporcionará todavía una mayor autorrealización, esta vez sin los tropezones del sufrimiento. Sin embargo, considero que esta felicidad será siempre pasajera, y antes o después nos propondremos nuevas metas que requerirán esfuerzo y sufrimiento.
    Esto sería la manera buena de encarar el sufrimiento y el dolor. La otra es rendirse y desear que el sufrimiento cese; es decir, que cambiamos nuestra meta original por otra que es la de hacer desaparecer el sufrimiento. Así pues, de esta forma nunca se conseguirá avanzar, pues caeremos en esta especie de bucle: nos proponemos una meta que nos haga felices, por ello sufrimos, y deseamos que desaparezca, lo cual se convierte en nuestra nueva meta.

    Por otra parte, a veces el sufrimiento surge sin que nosotros estemos persiguiendo nada en concreto. En estos casos, el sufrimiento nos puede ser útil para rectificar o reforzar algún aspecto de nuestra vida, de igual modo que lo haríamos si persiguiéramos una meta.
    No obstante y aquí es donde quiero hacer mayor hincapié, hay sufrimientos que son demasiado para el entendimiento y la biología humanas, que conducen al desapego por la vida misma. Y sinceramente, esto no lo digo por decir, pues he sido víctima. Hace algún tiempo tuve una complicación médica (del que no pienso dar detalles), que me afectó tanto física como emocionalmente, y que hasta día de hoy me ha hecho vivir con miedo, a pesar de que médicamente estoy sano. Ese sufrimiento sólo me ha hecho más infeliz, porque no puedo rectificar nada de mi vida para reforzarla, y no me ha sido para nada útil. Nietzsche me diría que lo encaré mal, pero realmente consideré que no había otra forma de hacerlo. Y como este, muchos otros sufrimientos irremediables, que son todavía peores que aquel que sufrí, desgraciadamente, invaden el mundo. Nietzsche no puede pretender que todos seamos superhombres que estén por encima de la misma naturaleza humana, y que seamos capaces de burlar a las leyes que rigen del universo, porque eso es imposible, ya que estamos hechos de materia y dependemos de ella. Por lo tanto, la pretensión de que existan seres capaces de ser invulnerables y alimentarse del dolor de esta sobremanera me parece un ridículo cuento de ángeles y demonios.

    Saltando al siguiente punto que me gustaría comentar, coincido en el hecho de que el sufrimiento, aunque sea el más extremo e insufrible para un humano, es capaz de engendrar cosas bellas. Y la prueba está en el arte: ¿Cuántas dolientes elegías? ¿Cuántas pinturas negras? ¿Cuántas novelas funestas?

    Ya, para concluir y tratando de no extenderme más pues soy consciente de la longitud del texto para un debate virtual, me gustaría destacar que también coincido en el punto del ahogamiento del dolor. Como ya mis compañeros conocerán, al igual que Nietzsche yo también detesto las bebidas alcohólicas, tanto por su sabor, como por sus consecuencias en los individuos y en la sociedad y los valores (erróneos) que se le atribuyen. Y Nietzsche me ayuda en esta tarea cuando afirma que ahogar las penas en el alcohol es una manera mezquina y ruin (aunque yo más bien diría la vía fácil y vulgar) de eliminar el dolor. Tanto el alcohol (y otras drogas enajenadores mentales) como lo puede ser la iglesia (cristiana según Nietzsche) ofrecen una vía de escape al sufrimiento. Sin embargo, conducen a un sótano, en el que la única salida es el camino por el que vinimos. ¿Y qué podemos hacer en este sótano? Pues nada, aparte de observar en la lejanía la cascada de sufrimiento que, “por suerte” no nos afecta. Sin embargo, valoro la religión como si fuese la última carta, el último atisbo de esperanza que reside en todos nosotros, algo que puede ayudarnos a no tirar la toalla que, aunque con un velo en los ojos quizá, seguimos adelante: en un sótano, sí, pero al menos no estamos sepultados.

  2. lucero ybert ha dit:

    Hoy estoy de acuerdo con las dos posturas, por una parte es cierto que todo lo que hacemos tiene como fin encontrar algún tipo de placer porque tal vez ese placer sea un momento de felicidad. Sin embargo, esta filosofía hedonista está incompleta, porque, como consideró Alain de Botton en sus videos sobre Nietzsche, esta postura no tiene en cuenta ese porcentaje de infelicidad que todos sufrimos muy, muy a menudo.
    Supongo que la ideología de Nietzsche, si es que la he entendido bien, es bastante compatible con la hedonista, porqué para él, el dolor no es un fin, ni equivale a la felicidad, este es simplemente algo ineludible y real y por tanto, algo a lo que tenemos que enfrentarnos. Creo que su idea es que siempre que suframos por algo, intentemos pensar en ello, aprender de ello, porque en realidad es totalmente necesario ya que es un indicador de que algo va mal y también es un indicador de que estamos vivos. Valla, no sé si se entiende, lo que quiero decir es que, por ejemplo, yo tengo una cicatriz en la cabeza, de niña me corté con un abanico y me hice una herida muy profunda, pero no me dolió, seguí haciendo mis deberes y maldiciendo a mi profe porque pensaba que estaba mareada de tanto hacer caligrafías, después mi hermano comenzó a llorar… y bueno, me enteré y lo típico, el caso es que me dieron 16 puntos por dentro y por fuera, al final el médico dijo que si hubiese tardado media hora más en llegar, quizás hubiese caído en coma. En coma porque no me habría dado cuenta a tiempo ya que n me dolía. ¿La parte buena del asunto? Creo que fue la primera vez en mi vida que me plantee quien era yo y que hacía, y también fue la primera vez que me puse como reto, ser menos arriesgada XD.
    Si que tiene que haber algo que en medio del sufrimiento hace que continuemos, si no todas esas personas que tienen enfermedades insoportables (EN CUANTO A DOLOR) se suicidarían, y no harían cosas, como tomarse medicamentos para no correr el riesgo de quedarse vivos.
    Yo personalmente, creo que es mucho mejor sentir algo, mejor placer, pero bueno… que no sentir nada. Me siento mejor cuando lloro por algo que cuando m afecta tanto que soy incapaz de de sentir que soy.

  3. Gerard Culla ha dit:

    El superhombre no es aquel que puede alimentarse del dolor y el sufrimiento sin apenas percatarse por encima de la naturaleza humana, sino un hombre capaz de burlarse de la soledad.

  4. Leticia ha dit:

    Partimos de un hecho bastante claro y es que el sufrimiento no es un buen amigo, que a veces incluso llega a estar considerado como un mal. Por eso hay una tendencia instintiva a rechazarlo. El sufrimiento siempre es malo, pero es una experiencia en la que se puede vivir algo positivo. Cada persona es la que decide que va a hacer, como lo va a hacer y de qué manera lo va a vivir interiormente. Porque un sufrimiento que no es vivido de manera interior queda en algo vacio, que no ayuda. Es un desgarro interior enfrente de una amenaza y el miedo a estar indefenso ante ella, como el dolor de lo pasado pero actualizado por el recuerdo, y el del futuro que se hace presente como fruto de nuestra imaginación. El punto medio ante él, es controlando la forma en la que nos puede afectar, la aceptación, la maduración y la búsqueda del sentido para poder al fin enfocarlo hacia un aspecto positivo y no quedarnos tan sólo con el abatimiento o la resignación. Por ello cuanto mayor es el peso del sufrimiento, más fuerzas se han de tener, incrementar su valor para poder encontrar nuestro propio equilibrio.
    El sentido que se le puede encontrar al sufrimiento es un tanto misterioso, puede llegar a ser una dura prueba que al final su fruto sea la maduración como persona. Intentar huir del dolor y de ese sufrimiento genera a corto plazo ansiedad, porque asumido de mala manera, lleva a la desesperación. Implica y evoca en si mismo algo trascendente, formando parte de nuestra naturaleza, porque tarde o temprano, de una u otra forma todos lo experimentamos.
    Un ejemplo puede ser cuando surge alguna emergencia, a la que nos hemos de enfrentar al sufrimiento de otra persona que espera que le podamos ayudar, y para poder hacerlo, es necesario que hagamos una reflexión sobre el sufrimiento y su sentido, para que nuestro propio sufrimiento no llegue a afectarle, y así nosotros mismos poder superarlo. A veces esto no se hace porque es más fácil desconectar y huir, porque nos da miedo, o nos incomoda.
    En ese punto hay que razonar; donde el primer paso es la aceptación, ya que las cosas son como son, no como nos gustarían que fuesen ni como deberían ser. Ante el hecho podemos adoptar una actitud de positiva o de rechazo, aceptarlo, supone asumirlo como algo que está ahí y que hay que afrontar de la mejor manera posible; comprender que debido a ese sufrimiento podemos obtener una cierta maduración, porque la persona que sufre comprende mejor lo vulnerable de la existencia, haciéndonos más tolerantes y aportándonos un coraje interior para afrontar futuras situaciones; y finalmente buscarle un sentido, ya que este puede contribuir al perfeccionamiento de una persona, pues le ayuda a preguntarse por el sentido de la vida. A forma de conclusión hay que tener siempre presente el componente interior de dolor moral o sufrimiento por lo que hay que “aceptar, madurar y darle sentido” para poder enriquecernos y avanzar como personas, y por lo tanto poder extraer un beneficio.

  5. Sandra Fernández ha dit:

    En la vida del ser humano encontramos momentos de felicidad y momentos de sufrimiento, y a veces suele abundar más lo último que lo primero. Estoy de acuerdo con Nietzsche en que a través del sufrimiento podemos alcanzar la felicidad y que sin él esto no seria posible. Cuando vivimos situaciones en la vida que nos producen infelicidad si sabemos como llevarlo correctamente y aprendemos de ello, podemos hacernos más fuertes. Hacernos más fuertes significa que con el tiempo y la experiencia ya no nos afectará tanto como en el pasado la misma situación, nos iremos haciendo inmunes hasta que alcancemos nuestra felicidad. Si no pasamos por todas las experiencias posibles no habremos vivido una vida completa, ya que vivir es pasar por todos los momentos, felices y no tan felices, y aprender de ello para ser mejores personas.
    El ejemplo de la bailarina que podemos ver en el vídeo me parece que refleja claramente este punto de vista de Nietzsche. Ella tiene que pasar por muchos momentos de sufrimiento, y a veces muy extremo, pero cuando sale al escenario y consigue el aplauso se siente llena y todo el sufrimiento queda compensado.
    Muchas personas pueden pensar como puede afirmar que a través del sufrimiento se puede llegar a la felicidad, pero una persona que no haya pasado por una situación de fracaso( como el segundo ejemplo del vídeo) o de infelicidad, no puede valorar o apreciar un momento de éxito. Si no has pasado por las dos situaciones no puedes compararlas y darte cuenta de que todo es posible y se puede superar, y que una vez pasa el tiempo te das cuenta que lo que no te mata te hace más fuerte(tal como dice Nietzsche).
    Hay que experimentar la vida con todas sus situaciones y momentos, y saber valorarlos para sacar lo mejor de ellos y conseguir ser felices.

  6. Ana Moreno Carrero ha dit:

    ¿Que es una vida sin sufrimiento?¿Realmente tenemos que sufrir para desspues ganar y saber valorar el exito? A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a multitud de dificultades, una mayores que otras. Ante ellas, cómo debemos actuar?. Creo que hay que intentar superarlas, no dejarte llevar por el pánico y pensar que no podrás salir de esa situación. Lo ideal es intentar mantener la calma, ver como puedes superar el problema, intentando aprender de esa experiencia. Y que a lo largo de los años cuando te encuentres en una situación similar, el recuerdo de la primera, te haga resolver la segunda más fácilmente. No se si queda claro, lo que quiero decir es que la vida sin sufrimiento es un imposible, porque todos sufrimos en mayor omenor grado, para conseguir nuestros propositos. Por ejemplo, en estos momentos sufrimos estudiando, dedicando horas de sueño a los libros y el final de los examanes nos parece algo inalcanzable. Pero pasado unos años, seguro que mirando atrás, nos daremos cuenta que este sufrimiento valio la pena para conseguir lo que nos proponemos. Y es el principio de nuestra vida como “sufridores” porque solo hay que ver a nuestros padres que tienen que pagar hipotecas, recibos…. y para poder mantener una familia hay que trabajar, aunque tú trabajo no te haga feliz o peor aún no tengas trabajo.
    Creo que es cierto que no podemos evitar el sufrimiento y hay que intentar verle la parte positiva.
    Para responder a la segunda pregunta, en mi opinión quien no arriesga, no gana aunque esto conlleve sufrimiento. Pienso que no es que tengamos que vivir peligrosamente sinó no vivir con miedo. Vivir plenamente, haciendo aquello que deseemos y disfrutando de los buenos momentos y intentando superar los malos. Porque el miedo lo que hace es cohartar nuestra libertad y nuestros sentimientos espontáneos. Cada dia puede puede ser una aventura y hemos de vivirla al máximo sin interferir en la felicidad de los demás como bien decía Mill.
    En conclusión, si nuestra vida fuera superfácil y tuvieramos todo aquello que desearamos, sería muy aburrida y monótona. De los errores se aprende y eso nos hace más fuertes. Cuando consigues una cosa que te ha costado mucho esfuerzo, no sentimos más satisfechos y contentos. Un ejemplo claro de este pasotismo en la vida son los llamados “niños ricos”. Estos no tienen preocupaciones, y si alguna vez las tubieran seguramente se las resorverian “otras personas” y no ellos que es lo que para muchos filosofos es lo que te hace formar tu misma persona, poder resorver tus problemas, con esfuerzo o no, y seguir la vida para poder encontrar lo que quieres.

  7. Sergio Quirante ha dit:

    Salvando las grandes diferencias que hay entre las dos filosofías podríamos encontrar un punto en común entre la moral de Mill y Nietzsche si lo vemos des de este punto de vista. A Mill le surgieron críticas acerca de su moral porque era considerada para cerdos y éste lo negó mediante un argumento antropológico, el ser humano se diferencia de los animales porque éste posee unas facultades superiores las cuales producen un placer mucho más valioso (placer del intelecto) que los meramente corporales. Por lo tanto podríamos comparar estos placeres inteligentes con la metáfora de escalar una montaña de Nietzsche, ya que, entenderíamos que la cima de ésta se podría considerar como el cumplimiento o la satisfacción de los placeres inteligentes. Esto significaría que al subir a la cima habremos tenido que esforzarnos y sufrir (dolor, Nietzsche) pero al final el esfuerzo merece la pena (placer intelectual, Mill).

  8. Karen Gutiérrez ha dit:

    La mayoría de los filósofos como Stuart Mill, Epicuro, Bentham… defendían que el placer y la ausencia del sufrimiento son las únicas cosas deseables. Para ellos, algo es deseable o porque es placentero en sí mismo o porque es un medio de llegar al placer o de evitar el dolor. En resumen, todos ellos pensaban que para alcanzar la felicidad había que evitar el dolor y el sufrimiento.

    En cambio, Nietzsche defendió que todo aquel que quiera alcanzar la felicidad tiene que enfrentar-se al dolor, al sufrimiento y al fracaso.

    Partimos de un hecho claro, el dolor y el sufrimiento no son buenos en sí mismos, por eso hay una tendencia a rechazarlo. El sufrimiento siempre es malo, pero es una experiencia en la que se puede vivir algo positivo. Cuando sufrimos puede ser una ocasión de madurar como personas y aprender de los errores. Huir del dolor puede generar más sufrimiento que el propio dolor.

    El sufrimiento conduce a una maduración de la personalidad. Por un lado, nos produce un dolor que nos hace reflexionar sobre nosotros mismos y sobre nuestra vida. Por el otro, si hemos perdido a alguien querido o está enfermo nos hace reflexionar sobre el sentido de la vida y de la muerte.

    En conclusión, el sufrimiento y el dolor forman parte de nuestra vida. Nos hace madurar, ser más fuertes ante las dificultades y obstáculos de la vida y nos hace adaptarnos a las nuevas circunstancias. El dolor, el sufrimiento y el fracaso también nos puede posibilitar alcanzar la felicidad.

  9. Oriol ha dit:

    Una de les coses en les que estic d’acord amb Nietzsche és que les coses si no et costen un cert esforç aconseguir-les no les aprecies tant com quan per arribar a obtenir-les dediques temps i esforç. També l’altre punt a tenir en compte, és el fet de que sense patiment no hi ha felicitat, ja que, si mai no hem experimentat alguna situació dolenta, com podem valorar allò bó que ens succeeix? Hem d’aprendre a conviure amb el patiment i la felicitat, perquè totes les situacions difícils a la vida ens acaben fent més forts i ens ajuden a no tornar a caure en lo mateix i aquestes situacions complicades fan que les bones siguin “doblement” bones.

    Al vídeo trobem un clar exemple de com el patiment al qual es sotmet una ballarina durant la preparació per l’actuació, es veu recompensat per la gent que sap apreciar la dansa. La ballarina, seguint els arguments de Nietzsche, diu que sí que val la pena patir, si després aconsegueixes el que et proposes, i com sempre el fi últim és la felicitat, en aquest cas el reconeixement i la pròpia satisfacció d’una feina ben feta.

  10. Miguel Ángel Lara ha dit:

    Me gustaría partir de una idea de Nietzsche haciéndole un pequeño matiz. Nietzsche consideraba los infortunios de la vida una ventaja, pero no son una ventajas estos por sí solos, sino la satisfacción que produce superarlos, las consecuencias que estos conllevan al ser vencidos. Comparto la idea de Nietzsche al afirmar que el sufrimiento es un camino para llegar a la felicidad ya que una vez se supera un problema, es un problema menos el que se debe resolver, por tanto estamos mas cerca. También comparto la filosofía hedonista ya que ninguna persona esta creada para el sufrimiento, es decir, por naturaleza creo que las personas tienden a encontrar ese sentimiento que les produce un bienestar inmenso, llamado placer.
    Estas filosofías no son contradictorias ya que el objetivo final es el mismo. Se trata de dos caminos duros, con sufrimiento (aunque no se desee ni se busque, ya que es inevitable) y muchos problemas que se deben superar. Si dos personas que van por estos caminos en dirección al objetivo común son capaces de superar todos los problemas que se les plantea en sus correspondientes caminos, serán capaces de encontrar la felicidad o el placer. De acuerdo con Nietzsche (andante del primer camino), el camino debe ser muy duro y con muchas dificultades ya que así el fin será mayor.
    En cambio, Mill (andante del segundo camino) desearía un camino sin apenas dolor (aunque no es posible) para poder así llegar al fin, el placer.
    Tanto para Nietzsche como para mí, sería infinitamente inferior la felicidad en Mill que en el propio Nietzsche, pero de acuerdo con Mill el dolor viene solo y no se debe de buscar, tan solo se debe plantear y vencer.
    Espero que haya quedado claro lo que he querido decir, no se si me he expresado muy bien y perdón por las faltas de ortografía.

  11. María Carrasco ha dit:

    Estoy de acuerdo con Karen en el punto de que filósofos anteriores como Mill, Bentham, los epicureos… buscaban la felicidad a través del placer y la ausencia del dolor. Pero sí que es verdad y en eso estoy de acuerdo con Nietzsche que para conseguir aquello que da placer o felicidad muchas veces hay que pasar por situaciones difíciles y dolorosas. Así por ejemplo, en el video se ve a un montañero subiendo una montaña, lo que supone un esfuerzo con sufrimiento y alomejor dolor, para conseguir llegar a su meta que es la cima de la montaña, donde experimenta una situación de felicidad.
    Como sabemos Nietzsche dice que el dolor o el sufrimiento podemos buscarlo para llegar a una meta que nos dé la felicidad. Pero yo pienso que el sufrimiento y el dolor por sí mismos nos pueden ayudar a madurar pero no a encontrar la felicidad. Para mí la felicidad se consigue a través del esfuerzo de uno mismo para conseguir superar los obstáculos que pone la vida.

  12. Raúl Sáez García ha dit:

    Sufrimiento y dolor, dos palabras que causan espanto a la gente, dos palabras prohibidas, sensaciones que nadie quiere experimentar y que, aún así, están presentes en todos lados. Es muy acertado Nietzsche cuando dice que debemos aceptarlas y que, en cierta manera, debemos superarlas. Tenemos que aprender a convivir con este tipo de cosas aunque, obviamente, no es tarea fácil. Está claro que a nadie le gusta sufrir, pero eso es porque no son lo suficientemente buenos. Para poder disfrutar de la vida, para poder aprovecharla al máximo, debemos saber sufrir, y tan sólo así podremos alcanzar la plenitud como humanos. Está claro que el sufrimiento no nos causa una sensación agradable, pero también es cierto que si no arriesgamos no podremos llegar a ser felices del todo. Debemos ser conscientes que para lograr metas extremas debemos aprender a sufrir, dado que éstas, al ser tan difíciles de conseguir, conllevan, podríamos decir, un cierto riesgo. Pero está claro que si logramos sobrellevar el sufrimiento podremos alcanzar logros mayores, porque no tendremos miedo de arriesgar en todo aquello que hacemos. Debemos aprender a vivir la vida con todas sus consecuencias, como dice Nietzsche, de manera que podamos aceptar tanto lo bueno como lo malo. Es esta la manera de estar en el mundo, es éste el camino que debemos seguir para ser felices, tenemos que aprender a aceptar el lado dionisíaco de la vida.

  13. David ha dit:

    El placer que puede llegar a alcanzar una persona será mayor cuantas más dificultades haya tenido que superar para alcanzarlo, ya que poco a poco has ido alcanzándolo, y si consigues superar todos los obstáculos y llegar así al placer verdadero, conseguirás la máxima felicidad alcanzable. Por lo tanto, cuantas más dificultades encuentres y más sufrimiento recibas antes de llegar al “objetivo” final, mayor será la felicidad que alcances.
    Por lo tanto no debemos evitar los dolores, sufrimientos ni fracasos, sino que debemos afrontarlos y hacer lo posible para superarlos, ya que ese dolor será la causa de nuestra posterior felicidad. Estos dolores no deben evitarse ni negarse, ya que perteneces a la propia naturaleza y se nos apareceran a lo largo de nuestras vidas, sino que debemos aprovecharlos para poder llegar a alcanzar placeres mayores.
    Según Stuart Mill, estos placeres no se obtenian a partir de sufrir ni de vivir desgraciadamente, sino que según éste el verdadero placer puede conseguirse con el desarrollo de nuestras facultades superiores (inteligencia, sensibilidad estética y sentimiento moral).
    Según Nietzsche si sería necesario el sufrimiento para llegar al hedonismo (cuanto más sufrimiento, mayor felicidad) ya que como he dicho antes él afirma que llegamos a la felicidad a partir de haber superado una serie de dolores que nos han hecho aprender.
    Mill en cambio intenta evitar los dolores de la vida, ya que éstos no te acercan a la verdadera felicidad. Desde mi punto de vista, más cercano al de Mill que no al de Nietzsche, los dolores y obstáculos que nos da la vida no son un camino hacia el placer, pero si que ayudan al individuo a desarrollarse intelectualmente y a madurar como persona, pero el aprender de los errores que te acercan al dolor no te acercará, almenos directamente, a la felicidad.

  14. Pau Mamano ha dit:

    Suponiendo que Nietzsche era un amante de la vida, podríamos decir que en efecto, él sí aceptaba los dolores como parte del camino de la vida. Y en eso, estoy bastante de acuerdo. De echo, creo que ya dije en otra aportación que un placer que recibes tras un dolor es más placentero. No esta más buena la comida después de pasar hambre?
    No por sufrir dolor (no solo físico sino también mental), tenemos por que pensar que nuestra existencia es una desgracia. Me parece que nos lo deberíamos tomar cómo algo inevitable en la vida y aceptar abiertamente que sufriremos, antes o después. Con esto no quiero decir que espero llevar una vida de locura jugándome la vida a cada momento.
    Pero tampoco defiendo exactamente el punto de vista que tenía Nietzsche. Para él, el miedo es vergonzoso. Hay que afrontarlo todo como si de un héroe nos tratáramos. La persona que duda es menospreciable.
    Si bien plantea una forma de vida en la que te dedicas a “jugártela”, creo que acaba criticando aspectos propios del ser humano. Creo que debemos aceptar el dolor, sí. Pero también el miedo, la vergüenza, y la duda. Acaso cuando algo es nuevo no dudamos? No es imposible no-dudar?
    El superhombre de Nietzsche es entonces una meta disponible para muy pocos puesto que a mi forma de ver, es una forma de comportamiento poco humana y más bien animal. Conlleva eliminar parte de la consciencia humana.
    Por eso, creo que debemos llevar una vida en la que no dependamos de los dolores o el sufrimiento. Aun así, tampoco pretendo que ignoremos los dolores.
    Por decirlo de alguna manera planteo una posición intermedia entre Nietzsche y un hombre teórico. Aunque más bien tirando a Nietzsche.

  15. Davinia y Paula ha dit:

    1. Estamos de acuerdo con Oriol en referencia a lo que dice Nietzsche, las cosas si no te cuestan un cierto esfuerzo conseguirlas, no las aprecias tanto.

    Nietzsche afirma que todos los sufrimientos y dolores deben de ser bienvenidos, y desea a toda la gente el sufrimiento, la desolación, la enfermedad, los maltratos, las humillaciones… ya que así se alcanza la plenitud.

    Nuestra actitud ante el dolor, el sufrimiento y el fracaso no ha de ser de miedo. Tanto Paula como yo, creemos que siempre y cuando tengamos la oportunidad de evitarlos, deberíamos hacerlo. No obstante, cuando no se pueda remediar, no debemos huir de ellos, sino afrontarlos y obtener siempre un beneficio. Es entonces cuando aprendemos de nuestros errores, valoramos las cosas y por ende, maduramos.

    2. En el siglo en que vivimos, encontramos mucha diversidad de pensamiento. Hay gente que disfruta con el dolor o poniendo en riesgo su vida, otra evitando el dolor…

    Ambas creemos que en esta vida hay que arriesgarse, siempre y cuando, compartiendo la idea de Mill, las consecuencias de tus acciones no perjudiquen negativamente tu futuro. Por lo tanto no creemos que vivir peligrosamente sea el camino adecuado para obtener grandes alegrías.

    Pongamos por ejemplo el caso de un hombre propenso a robar. Si es dependiente en una tienda y roba en la misma, se expone al peligro del despido y del fracaso. Esa persona, tiene la oportunidad de evitar ese fracaso. Queda en sus manos el querer exponerse al riesgo o no. Si decide hacerlo y es descubierto, también se puede exponer a otros peligros como el de ser condenado a prisión por mayor número de robos. Y llegados a ese extremo, debería replantearse si la vida que está llevando es la correcta.

    O el caso de una persona que decide tatuarse el cuerpo entero. Para esa persona, el dolor sufrido durante el proceso, habrá merecido la pena sufrirlo. En cambio otras personas, no nos expondríamos ante ese tipo de dolor extremo. Pero en cambio si nos expondríamos al sufrimiento de estar encerradas toda una semana, si el fin último es poder estudiar lo que una desee.

  16. Eric Murillo López ha dit:

    El fin último de la humanidad ha sido y será siempre la felicidad i el placer es la base de esta. Personalmente asocio la realización como persona a la felicidad, pero esta no es más que la búsqueda de unos objetivos que al ser cumplidos nos provocan placer. No siempre es necesario sufrir para tener placer, pero si es necesario conocer ambos sentimientos o sensaciones ya que sin el uno no podemos sentir el otro. Forman parte de la misma realidad y se necesitan entre ellos para su existencia. Nadie sabe apreciar un placer si antes no ha sufrido y viceversa. De hecho los placeres más placenteros, valga la redundancia, vienen después de un gran sufrimiento.

    El dolor, el sufrimiento y el fracaso forman ineludiblemente parte de la vida humana y la actitud ante ellos es muy importante. ¿Hemos de negarlos, evitarlos o podemos obtener de ellos algún beneficio? Nuestra vida es un continuo aprendizaje y no podemos avanzar o mejorar sin aceptar abiertamente que sufriremos. Convivir con la frustración de no alcanzar un objetivo nos debería dar fuerza para avanzar y así ser felices, no desencadenar en un pesimismo vital que nos atonte para toda la vida.

    Los objetivos a los que me refiero pueden ser asociados con el desarrollo de las facultades superiores de Mill, pero no tienen porqué ser solo objetivos intelectuales ya que gente poco inteligente se siente realizada y feliz. Mill los consideraría ciegos que solo conocen la satisfacción, ¿pero si esta satisfacción es para unos la felicidad, no es suficiente? Volviendo al tema, podríamos comparar a su vez estas facultades superiores con la metáfora de escalar la montaña de Nietzsche, donde después del sufrimiento de subir tenemos la recompensa de llegar a la cima.

    En cuanto al radicalismo propuesto por Nietzsche no estoy de acuerdo en ciertos aspectos: vivir al límite no tiene porqué hacernos más felices, considero que todos debemos encontrar la manera de serlo y no para todos será de la misma manera; El superhombre de Nietzsche, aquel que es pura valentía y crea su propio sentido, no puede sentir miedo, vergüenza o dudar y para mi ya no sería un superhombre, quizás seria una supermáquina. Los humanos podemos afrontar la vida de diferentes maneras, pero sobre todo no podemos dejar atrás nuestra naturaleza, aquella que nos convierte en animales con unas facultades superiores, e igual que tenemos que admitir que sufriremos deberíamos admitir aquellos sentimientos propiamente humanos por los cuales Nietzsche nos criticaría.

    Con esto no quiero decir que nos contentemos con ver la vida pasar y no nos arriesguemos, sino que no apoyo aquellas teorías catalogalizadoras que se pasan del blanco al negro y no permiten el gris, el punto intermedio que no critique las maneras de uno, sino que de pautas para encontrar la propia manera de sentirse el superhombre que Nietzsche plantea.

  17. Albert Ros ha dit:

    Aunque inicialmente la filosofia de Nietzsche parezca una locura, al cabo del tiempo puede resultar ser una de las mas utiles, por lo menos desde mi punto de vista. Relacionar el dolor o sufrimiento a la felicidad es totalmente contradictorio pero de eso mismo se trata, de haber tenido el sentimiento de ambos extremos para que cuando consigas el exito sea mas satisfactorio. Un ejemplo que podemos destacar seria en el pueblo donde Nietzsche veraneaba, de por si solo ya es bonito, en la frontera con los alpes suizos, montañas nevadas, un lago de agua cristalina, etc. Pero como podemos saber si eso es lo mas bello sin haber hecho el esfuerzo de subir a una montaña para obtener unas vistas mejores, y no solo eso sino el ambiente. Es la satisfaccion que sientes tras haber subido una gran montaña para obtener la gran recompensa. De eso se trata, quien no arriesga no gana; el que quiere algo, algo le cuesta.

  18. Laura Nigro ha dit:

    La vida humana a mi punto de vista es un juego como dice Nietzsche. Una lucha constante, con un tiempo pasado que no podemos alterar, un tiempo futuro impredecible y que por tanto lo que nos queda es aceptar la vida tal y como es. En este juego, los vaivenes que fluyen de un lado para otro, son lo que nos revelan la verdadera realidad y son también inmutables por nosotros. La existencia conlleva este devenir así pues negarlos no nos seria posible ya que no estaría a nuestro alcance el evitarlos. Entonces, ¿nos podría aportar beneficios? una experiencia negativa es capaz de modificar en nosotros la forma de ver las cosas llegando a ser entonces, una aportación positiva al cúmulo final. Porque lo que hagamos es capaz de trascender en nuestra vida y así en el futuro de la misma.
    A la segunda pregunta yo simplemente aportaría que no es estrictamente necesario vivir peligrosamente para obtener grandes alegrías puesto que podemos encontrar situaciones, hechos, actividades no peligrosas para el ser humano y entregarnos una alegría culminante. Si que es cierto que hay veces en que hay que aportar un pequeño empujón para poder vivirlas pero en ningún caso seria la peligrosidad, sino la valentía para sacar a delante algo que al fin puede hacernos felices. Pienso que es muy relativo, puesto que las alegrías (sentimientos) lo son.
    Hace unos días vi una entrevista a un chico, de nuestra edad, que tuvo leucemia y quedó paralítico. Bien, Albert que es como se llama, tenía desde pequeño el deseo de viajar por todo el mundo, ¿creéis que le incapacito el hecho de ser inválido? Para nada, el viaja solo desde los 15 años por todo el mundo y nosotros podríamos considerarlo como algo peligroso, pero creo que lo más peligroso está en nuestra mente. Nosotros mismos nos incapacitamos y limitamos. Por ser demasiado racionales quizá. Pero él apostó por ser feliz y ganó.

  19. Juan Antonio Gil ha dit:

    ¿Cuántos niños antes de aprender a andar se han roto los morros contra el suelo? ¿Cuánto han tenido que sufrir los jugadores del barça para ganar el triplete del año pasado? ¿Cuántos intentos fallidos y momentos de frustración padeció Edison antes de encender la bombilla?
    Observamos que en una gran cantidad de ocasiones en nuestra vida al final del camino, un camino de sufrimiento y dolor, un camino desagradable,… encontramos una enorme satisfacción, la felicidad. La vida no es fácil, hay momentos de alegría pero también los hay de angustia. ¿Cómo podemos conocer la felicidad si no padecemos? Si todos los momentos de nuestra vida fueran felices, ¿qué valor le daríamos a la felicidad? Es como al niño que le encanta el helado de chocolate, si cada día para comer, merendar, desayunar… tubiera helado de chocolate, no sabría valorarlo y se acabaría cansando. Con esto quiero decir que para saber apreciar la felicidad hemos de tener momentos de dolor que nos permitan contrastar dichos momentos con los momentos de felicidad y así, obtener una felicidad más plena, alejada de lo que podría ser una rutina…

  20. Berta Martínez ha dit:

    Des de mi punto de vista, el objetivo de toda persona en la vida es ser feliz. La manera de como llegar a esta felicidad depende de cada uno. Hay personas que disfrutan con el riesgo, sentir-se al limite en cada momento, en cambio hay otras que prefieren una vida tranquila. En ambos casos todos hemos sufrido alguna situación o tenido algún sentimiento que nos ha provocado dolor. Y es a partir de este momento, que nos hemos formado en nuestra mente la idea de felicidad, es decir, comportar-se contrariamente o evitar esta situación que nos ha provocado ese dolor. Por tanto, sin dolor no nos podemos imaginar la idea de felicidad.
    Según Nietzsche desea a todo el mundo sufrimiento, maltratos, humillaciones.. para así superarlo y ser feliz, coincido como ya he dicho antes que no hay felicidad sin dolor, pero considero que no hay que ser tan radical, llevando una vida de desdicha y enfermedades podrás llegar a una mayor felicidad al superarlo, pero seras menos tiempo feliz que una persona con una vida con dolor, pero no tan acentuado.

  21. Andrés Kaiser Ferreiro ha dit:

    Desde el punto de vista de la filosofía nietzscheana el dolor y el fracaso son parte de los medios que hemos de aprovechar para alcanzar la felicidad. Intentar evitarlos es un grave error y hay que aceptarlos y afrontarlos para conseguir llegar hasta nuestros objetivos, en los cuales realmente encontraremos la felicidad, una que no conseguiríamos si desde un principio hubiéramos rechazado esta parte de la vida.
    Coincido casi totalmente con Nietzsche en esta manera de ver el dolor, el sufrimiento y el fracaso. Una persona que no se enfrenta a sus adversidades jamás será ganadora y el conformismo será su único consuelo ante una situación que considera imposible cambiar. En cambio, una persona q se enfrenta al dolor es capaz de superarlo y llegar hasta un objetivo final. Un claro ejemplo es mi comentario en este blog, en el cual me enfrento a mi problema de falta de esfuerzo, pero en vez de evitarlo, lo asimilo y participio en el debate para así aprobar filosofía y sentir la inmensa alegría de terminar el bachillerato. Por otro lado, creo que Nietzsche se muestra totalitario con su argumento de lo bueno que es padecer. En ocasiones, el dolor puede ser desmesurado y mayor que la felicidad que sentiríamos al alcanzar el objetivo que se pretende alcanzar, al igual que en otras situaciones el dolor no tendría porque llevarnos a una mejora.

  22. Ivan Vizacaíno ha dit:

    En la meva opinió, l’objectiu principal de tota persona es cobrir totes les seves necessitats bàsiques i per tant aconseguir arribar a la felicitat. Cal destacar que arribar a la felicitat no es un camí fàcil però una vegada s’ha aconseguit s’aconsegueix un estat individual de plaer molt intens. També cal esmentar que cada persona aconsegueix arribar a l’estat de felicitat d’una manera diferent. El problema universal es com s’aconsegueix arribar a la felicitat? Certes persones gaudeixen amb la sensació de perill i sentir el seu cos al límit i per consegüent fer perilla la seva vida. Per una altra banda trobem les persones que gaudeixen de tenir una vida tranqui-la i sense grans canvis en la seva diària, Amb aquests dos camins s’aconseguiria la felicitat però caldria preguntar-li s’hi alguna vegada han patit dolor tal i com diu Nietzche que s’arriba a la felicitat. Segons Nietzche per arribar a la felicitat en la teva vida tens que haver patit dolor, malalties, etc… per això una vegada superat aquest dolor el nostre cos arriba a la felicitat. Per això la idea es clara i concisa sense dolor no s’arriba la felicitat.

  23. erik nebot ha dit:

    1.)En cuanto ablamos de la vida, todos tenemos claro que buscamos la felicidad. La manera en que o ga cada uno ya depende de si mismo , pero está caro debemos intentar evitar el dolor para ello . Segun Nietzsche, las situaciones dificiles o malas son favorables para nuestra felicidad, ya que quando superemos estas ” pruebas ” que nos pone la vida seremos plenamente felices. Yo estoy de acuerdo con nietzsche en que las situaciones dificultosas pueden dar beneficio para la felicidad o la vida , ya que nos dan experiencia y aprendemos a superar diferentes retos y situaciones. Pienso que esta bien proponerlnos retos para superarlos y asi ser mas felices , pero para mi gusto Nietzsche es demasiado radical en este aspecto.
    2.)La verdad es que cuando logramos hacer algo peligroso nos produce alegria , pero el abuso de este tipo de acciones puede conyevar graves consecuencias. Con lo cual , opino que esta bien hacer cosas “peligrosas” como por ejemplo la escalada, o el motociclismo, ya que te producen sensaciones de euforia , ya que ves hasta donde puede llegar tu cuerpo, ves tus limites, pero tampoco hay que tenatar demasiado a la suerte.
    Creo que para hacer cosas peligrosas has de saber que puedes superar esos limites, pero preferiblemente seria si se pudieran hacer estas temeridades kon la maxima proteccion posible ,por ejemplo llevando protecciones, casco , guantes…. en al moto , o cuerdas en el caso de l aescalada.

  24. Ana Navarro ha dit:

    Como ya han comentado anteriormente mis compañeros, autores pasados defendían que el placer se hallaba reduciendo el dolor, consiguientemente, se podía llegar a la felicidad. Es cuando Nietzsche nos presenta su teoría, la cual se contrapone a todo lo que se había dicho anteriormente: introduce que el dolor es necesario para conseguir la felicidad. Cuando perseguimos y luchamos por algo que sabemos que nos provocará satisfacción, nos exponemos a que en el camino sintamos dolor, sufrimiento e incluso que podamos fracasar en el intento; pero realmente es ese sentimiento el que nos hará crecer y hacernos fuertes, sin dolor no hay beneficios, satisfacción o autorealización. Para toda conquista hay que luchar de manera constante, lo que puede debilitarnos y creer en algún caso que estamos tocando fondo, pero es entonces cuando hemos de pensar en el objetivo y empezar a crecer; la solución a los problemas no es darles la espalda, evitarlos o hacer que no existen sino todo lo contrario, es enfrentarse a ellos y llevarlos a nuestro terreno para poder dominarlos y superarlos. El sentimiento de satisfacción no debe verse empañado o influenciado por ningún tipo de impedimento como son el dolor o el miedo al fracaso.
    A pesar de ello, no es todo lo que deberíamos hacer, hemos de transformar todo aquello que podría suponernos un impedimento como una virtud, como algo que nos aventaje y nos beneficie.
    Podría decir incluso más: ¿cómo podremos decir que estamos felices si no hemos conocido la tristeza?, ¿cómo podremos decir que algo nos beneficia si antes algo no nos ha perjudicado?, ¿cómo podremos decir que hemos conseguido el éxito si no hemos fracasado alguna vez? Por lo tanto hay que arriesgar, hay que tirarse al vacío… a pesar de creer que estamos en lo más hondo, hay que seguir sacando fuerzas de flaqueza porque solo entonces será posible poder conseguir la felicidad, será cuando la valoremos y podamos saborear su sabor con más intensidad que no si hemos conseguido algo con solo pedirlo, entonces el sentimiento de satisfacción sería efímero y no podríamos disfrutarlo tan gratamente.
    Una de las esencias de la filosofía de Nietzsche se puede reflejar en una de sus frases: “Lo que no me mata me hace más fuerte”, que podría ser un resumen de todo lo que he comentado, y es que solo los que estén dispuestos a fracasar en la batalla serán los victoriosos. Es decir, que el dolor más extremo es el que nos ayudará a conseguir la felicidad que Nietzsche tantas veces había imaginado; todo lo malo no es negativo, como todo lo bueno no es beneficioso y sería de estúpidos creer que debemos deshacernos del dolor más extremo para conseguir la felicidad como habían afirmado la mayoría de los autores del pasado y él, de nuevo, reitera que el dolor, el sufrimiento y el fracaso son los componentes que posibilitan los objetivos marcados.

  25. Lucía Romero ha dit:

    En primer lugar, estoy de acuerdo con la filosofía de Nietzsche en cuanto a su concepción de la felicidad. Filosofías anteriores a la del autor, nos ofrecían consejos para poder evitar el dolor y así aumentar nuestro placer o felicidad, sin caer en la cuenta que muchas veces es el mismo sufrimiento el que nos permite llegar a ella.
    La vida es un camino lleno de obstáculos y el ir superándolos poco a poco, a base de esfuerzo y sacrificio, nos permite sentirnos realizados y proponernos nuevos retos. Ya que, como ha indicado alguno de mis compañeros, para poder valorar y apreciar la felicidad deben haber momentos de dolor. Nietzsche decía que para obtener aquellas cosas que realmente valen la pena, hay que sufrir. Aunque, bajo mi punto de vista, considero que tampoco hay que tomarse ese dolor, fracaso y sufrimiento como tal, sino tratar de extraer de toda experiencia negativa algo, por pequeño que sea, positivo. Todos hemos pasado por momentos duros a lo largo de nuestra vida, aunque esto no implica necesariamente llegar a la felicidad. En mi opinión, cada uno de nosotros tiene un papel fundamental en la consecución de su propia felicidad, cada persona es distinta y lo que para alguien puede representar un logro puede ser un fracaso para otros. Con esto quiero decir que no es necesario vivir peligrosamente y a base de disgustos para obtener grandes alegrías, hay que tratar de ver la vida desde otra perspectiva, más optimista; enfrentándonos a todos los obstáculos que se interpongan en nuestro camino y aprendiendo de nuestros errores.

  26. Axel Pérez ha dit:

    Multitudes de filósofos a lo largo de la historia han intentado descifrar el camino a la felicidad. La mayoría basaban su teoría en que la clave de la felicidad era maximizar el placer, y para ello, era necesario una reducción del dolor. Sin embargo, Nietzsche se decantaba por un camino distinto, consideraba que para llegar a alcanzar la felicidad primero era necesario afrontar el sufrimiento en vez de huir de él. El dolor, según Nietzsche, había de ser visto como un desafío a superar, un simple obstáculo en el camino que había que afrontar para poder llegar al objetivo final. De hecho, él mismo deseaba el sufrimiento, la enfermedad y la desgracia a sus seres queridos ya que solo de esa manera podrían llegar a alcanzar ese sentimiento de máximo bienestar y plenitud, la felicidad.
    En mi opinión, la teoría de Nietzsche tiene sentido hasta cierto punto. Coincido en que la manera de alcanzar la felicidad no es huyendo de los problemas sino afrontándolos, no obstante, creo que comete un error al considerar que todos los infortunios en la vida son una ventaja, ya que éstos no siempre se pueden llegar a superar.

  27. Alicia Valero ha dit:

    La analgesia es una enfermedad que impide sentir dolor físico. Algunos pensarán que se trata, probablemente, de la mejor enfermedad del mundo. Pero en realidad, el no ser capaz de sentir dolor es un infierno. El dolor supone una ventaja evolutiva, puesto que nos avisa de que algo va mal en nuestro cuerpo. Imaginemos que un niño que padece esta enfermedad un día se cae en el parque y se rompe un brazo. Quizá notará su brazo algo extraño, pero al no sentir dolor, ignorará que está roto, y si nadie se da cuenta, esa “simple” fractura podría convertirse en algo mucho peor. De hecho, los niños que sufren esta patología se automutilan con frecuencia, e incluso leí que tuvieron que quitarle los dientes a uno de ellos porque se arrancaba trozos de su propia lengua.
    De hecho, la incapacidad para sentir dolor emocional y frustración también es una enfermedad neurológica (muy poco común) llamada ataraxia. Gente que ha sufrido un daño cerebral por un golpe en la cabeza ha acabado desarrollando este trastorno. Esta enfermedad también puede parecer maravillosa, pero lo cierto es que el no sentir frustración nos impide evolucionar. Si todo nos pareciese bien, no nos daríamos cuenta de que cometemos errores y por tanto no aprenderíamos de ellos.
    La conclusión que extraemos de todo esto es que el no sentir dolor es una clara desventaja y que además, podemos obtener grandes beneficios de él: nos permite progresar y sobrevivir.

    Por otra parte, si nunca ha habido dolor tampoco puede haber felicidad. Si el camino fuese fácil y muy corto, casi no nos alegraríamos al llegar a la meta. Quizás no importa tanto el llegar al final como el haber superado todos los obstáculos que hemos encontrado por el camino. ¿Y si no nos ha costado nada llegar a la meta, qué nos serviría el éxito? Se aprende mucho más de los fracasos que de los triunfos.
    Si optamos por una vida sin sufrimiento, renunciaremos también a la felicidad. Nuestra vida será leve, eso sí, mediremos nuestras acciones y evitaremos riesgos y contratiempos, ¿pero podremos decir que realmente hemos vivido con plenitud e intensidad, queriendo y aprovechando cada instante? Citando “La insoportable levedad del ser” (Milan Kundera), “cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será. Por el contrario, la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes.”

    Por último me gustaría añadir que, como han dicho algunos compañeros, del sufrimiento han surgido grandes obras de arte. Si no hubiese nada roto y todo fuese perfecto, seguramente no existirían los artistas. No habría nada que decir. Es muy difícil escribir sobre la felicidad.

  28. Noelia Sánchez ha dit:

    A diferencia que de los filósofos anteriores que consideraban que para alcanzar la felicidad había que evitar el dolor y el sufrimiento, Nietzsche defiende que todo aquel que desee alcanzar la felicidad tiene que enfrentarse al dolor y al sufrimiento.

    Todos sabemos que el dolor y el sufrimiento no son plato de buen gusto para nadie, y que se intenta evitar por tal de alcanzar la felicidad, pero si no sufriéramos no obtendríamos ningún aprendizaje de esa experiencia que nos ha hecho sufrir, es decir, toda experiencia, ya se mala o buena, nos aporta algo que hace que además de ir madurando, saber a no tropezar con la misma piedra (a pesar que muchas veces es inevitable).

    Por lo tanto podemos concluir que la vida no sería nada sin sufrimiento y sin dolor, porque a pesar de que sean dos factores, ‘’malos’’ por decirlo de alguna manera siempre nos aportaran alguna cosa i nos ayudaran a enriquecernos. ¿Porque como podríamos saber lo que es felicidad sin saber lo que es el sufrimiento?

  29. Camargo Erick Filosofia 2 Colegio de Bachilleres 9 ha dit:

    Yo a mi corta edad de 15 años puedo decir que la felicidad no requiere de un dolor para conocerla, sino que la presencia de un sufrimiento te hace aquilatar el rompimiento de ese estadio de felicidad; es decir, yo digo que vivo en un estado de felicidad: tengo padres, un hogar, buena alimentación, estudiando, no he pasado hambres aunque si algunas necesidades no básicas por lo que pienso que vivo en un ambiente armónico (de felicidad) , si algo pasase que rompiera mi cuadro de vida creo que empezaría a conocer la infelicidad y sufriría dolor. Por eso digo que el dolor solo te hace aquilatar la felicidad porque “no sabes que la tienes hasta que la ves perdida”. También para darte cuenta de que estas viviendo en felicidad es necesario tocar temas como estos que te llevan reflexionar en ellos y saber que existen y si los tienes en ese momento o no.

  30. Nelly Martínez ha dit:

    Es cierto que todos pasamos por momentos demaziados dificil pero bien, nosotros mismos sabemos que nos creamos una idea de que estos parecen insuperables, no es bueno pensar eso sabemos que si nos ocurre o suele pasar en que sufrimos por algo es bueno darnos cuenta que esto nos ayuda a ser mas fuerte tanto fisico como mentalmente, a darnos cuenta que podemos salir adelante ya que una de nuestras caracteristicas es tener valoracion del combate, seguir adelante.

    Si no nos damos cuenta de que el sufrimiento nos ayuda a ser mejores, entonces no somos capacez de subir aquellas montañas con la fuerza necesaria, es bueno tener en mente que podemos ser mejores y no darnos por vencidos.

    Al igual que el sufrir y reconocer es parte de una alegria que nos envuelve, y no solo las cosas materiales, si no el saber que podemos ser capaces de sentirnos y ser mas fuertes, es una alegria que jamas hemos experimentado como seres vivos ya que solo te enfocas a lo materia, tener fuerza y saber que puedes salir adelante en cualquier ocasion es ejemplo de un ser humano que hace tanto esfuerzo fisico como mental.

  31. andrea salcedo camacho ha dit:

    efectivamente concuerdo con Nietzsche no digo que sufrir sea lo mejor del mundo pero si esto es lo que nos ayuda a superarnos y salir de esa tipo prueba que tenemos que pasar ,en la vida para avanzar y seguir escalando nuestra propia montaña personal muchas beses personas después de sufrir una derrota o sufrimiento se dan y efectivamente su “amigo” según estos se vuelve el alcohol pero si en ese camino se derrumbo busca busca y encuentra algún otro para llegar a tu meta a lo que enverad deseas en mi opinión los logros y derrotas de todas las personas aunque digan que somos unas personas con un fin común no vamos tan solos nuestras metas se entrelazan pues mientras alguna cosa es un logro para una persona es una derrota o fracaso para otra persona que tiene que pasar la prueba y salir adelante no digo que no sea duro pero la persona que no a conocido de una derrota por mas mínima que sea par llegar a su logro no es una persona completa puesto que para ser alguien bueno o el “mejor” por así decirle tendría que haber conocido derrotas y superarlas eso es un poco de lo que nos quiere dar a entender la filosofía y Nietzsche seria como un apoyo único para cada uno diferente para unos parecido para otros pero jamas la solución seria dejar , dejar de intentarle dejar que tu sueño se rompa si no seguir buscando este. att:andrea salcedo 214 cb9aragon

  32. Fatima Orozco Chabban ha dit:

    Pues la verdad, el sufrimiento para mi es algo que se presenta en nuestra vida cotidiana en algunas ocaciones, pero si es provocado, puede hacer sufrir a muchos, para la ganancia de algo en algunas formas se presenta el dolor, pero es bueno porque sabes que hiciste algo de lo que despues no te arrepientes o a la vez te puedes sentir culpable de dicha accion…
    ATTE: Orozco Chabban Fatima, grupo 214, colegio de bachilleres numero 9, aragon.

  33. Fatima Orozco Chabban ha dit:

    En algunas ocaciones el sufrimiento es algo que se expresa por algo bueno, osea, sii haces algo para que una actividad o un sueño sean realidad, pues sii se puede sufrir un poco, pero esa accion se convierte en una satisfaccion a la vez, pero sii provocas el dolor, sii es malo porque eso le llega a muchos y perjudica dependiendo de lo que se hizo…
    Atte: Orozco Chabban Fatima, grupo 214, colegio de bachilleres numero 9, aragon.

  34. Diana Quiroz Cruz colegio de Bachilleres grupo:211 ha dit:

    Aunque aveces exixten momentos dificiles en nuetra vida cotidiana, jamas debemos de rendirnos, aunque concuerdo mucho con Nietzsche no digo que sufrir sea lo mejor del mundo pero esto es lo que nos ayuda a superarnos a nosotros mismos,al momento de sufrir nosotros nos hacemos mas fuertes y asi logramos superar nuestros obstaculos y salir adelante ante cualquier abversidad que se nos presente.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s